Un tronco seco ablandado por dos almohadones nos invita. Y buscamos. Podemos seguir el trazo de las ramas bajo el cielo. El sol construye su propio laberinto tras el filtro de las hojas. Si suena, el chistido seco de un colibrí nos habrá puesto cerca de la posibilidad de otro recorrido. Este vagabundeo con la imaginación elegirá hacer pie en las hojas, en las alas, en la luz. O puede detener su mirada en el gatito que dedica ingentes esfuerzos a perseguir su propia cola.

Que el gato encuentre su rabito y lo muerda es tan inmediato como la sorpresa dolida con la que se suelta. Pero pocos segundos después olvida o juega a que olvida y vuelve a correr tras de sí. Nosotros pasaremos los días en la misma ronda de encuentros de luz, mordidas de ramas y colibríes de olvido.

Quizás aquí, Bajo la rosa china, experimentemos algo de ello.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Un poema de Baldomero Fernández Moreno

Baldomero Fernández Moreno

COLGANDO EN CASA UN RETRATO DE RUBÉN DARÍO 

Aquí nos tienes, Darío, 
reunidos a todos, mira: 
ésta es mi mujer, Dalmira, 
morena como un estío. 
Éste el hijo en quien confío 
que dilate mi memoria, 
y ésta mi niña y mi gloria, 
que de ella no digo nada... 
Cuatro meses es su historia. 

El momento de yantar 
desde hoy has de presidir, 
y hasta el llorar y el reír 
y la hora de trabajar. 
Desde ahí, contempla el hogar 
que no gozaste en el mundo; 
mientras yo, meditabundo, 
cuando mire tu retrato 
te envidiaré largo rato, 
triste, genial y errabundo. 

1926 

- . - . - 

BALDOMERO FERNÁNDEZ MORENO. Poesía y prosa. Selección por Nora Dottori y Jorge Lafforgue. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires, 1968. Pág. 44. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada